logo

SINOPSIS DE LOS FOROS VIRTUALES

Jueves, 15 de Junio de 2017

Las participaciones a nivel mundial en los foros de la “Conferencia Mundial de los Pueblos para un mundos sin muros hacia la Ciudadanía Universal” generaron la participación de 16 países de acuerdo a la siguientes ideas fuerza:

Causas estructurales y sistémicas que provocan la movilidad humana de un Estado a otro.

Conflictos armados, cambio climático, hambrunas, profundas asimetrías sociales, políticas y económicas, calentamiento global; las causas estructurales de los movimientos migratorios, hacen referencia al debilitado sistema globalizado que genera diferencia entre países del norte y del sur, entre pueblos más favorecidos en su calidad de vida con respecto a otros, así como carencia de políticas supranacionales y nacionales que den respuesta material y oportuna protección a sujetos de derecho. Falta de procesos consolidados de integraciones subregionales, regionales y mundiales, donde se hayan adoptado medidas concretas para facilitar la libre circulación de las personas.

Impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios.

El cambio climático es una consecuencia del modelo económico imperante que motiva una economía de mercado que considera a la madre tierra como mero conglomerado de recursos naturales rebajados a simples e interminables materias primas de total disponibilidad para actividades de explotación, transformación y producción irresponsables de mercancías sin respetar ni valorar la vida en todas sus manifestaciones.

El capitalismo extractivista, el consumismo insaciable y la acumulación de riquezas en pocas manos han establecido un orden mundial con enormes brechas de pobreza, desplazamientos forzados por riesgos climáticos, conflictos internos o externos en pro de la sobrevivencia a la cual se aferran hoy las grandes mayorías altamente vulnerables, ante la indolente mirada de hegemonías mundiales obsesionadas por el dominio de zonas estratégicas del planeta con el propósito de apropiarse de recursos naturales.

Contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos.

La contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos, debe entenderse tomando en consideración aspectos o elementos integrales al sujeto en su nuevo entorno (sociales, familiares, laborales, valores, paradigmas y cultura).

El aporte y contribución de los migrantes se refleja fundamentalmente en los ámbitos económicos, sociales y culturales. Tomando en cuenta que la población migrante es mayoritariamente joven el aporte se visibiliza en el país receptor en el mantenimiento de la seguridad social y con la fuerza del trabajo al sistema productivo del país de recepción. Contribuye al dinamismo demográfico de los Estados, equilibra la población inactiva con la laboralmente parada. Aporta esencialmente a través de las remesas enviadas al país de procedencia, como al sistema de producción del país de acogida. Los flujos migratorios son beneficiosos y complementarios tanto para el país de procedencia como para el de acogida.

En lo cultural, las comunidades migrantes proyectan su contribución a generar espacios de reconocimiento, individual y colectivo. La naturalización de rasgos culturales, facilita una valoración positiva en la integración. 

Estrategias conjuntas para la observancia, protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias.

  1. Diseño de medidas nacionales e internacionales dirigidas específicamente a las personas que sean migrantes o refugiados. Se debe prevenir y erradicar los actos de discriminación e implementar programas que permitan el fácil acceso a los servicios de salud, educación, trabajo y vivienda.
  2. Los pueblos deben hacer uso de acciones colectivas como la denuncia política que les permitan poner en evidencia las acciones de determinados Estados que tiendan a limitar la libertad de circulación, y las acciones de las autoridades que se constituyan en atropellos y malos tratos.
  3. Movilizaciones ciudadanas que creen conciencia sobre la situación de los migrantes, así como sobre los atropellos y políticas migratorias que sean atentatorias de derechos. Las movilizaciones deben ser nacionales e internacionales, debiendo aprovecharse los foros internacionales para abordar la problemática y utilizar los mismos como espacios de articulación.
  4. No pueden existir políticas públicas para un solo sector de la sociedad, sean estos nacionales o migrantes. La sola diferencia de políticas conlleva una discriminación. Las políticas deben ser elaboradas tomando en cuenta al conjunto de la población, incluyendo a las personas que provienen de más allá de las fronteras nacionales.
  5. Deben coordinarse foros que trasciendan lo gubernamental e incorporen lo popular; es decir, espacios en los que los más desprotegidos, como los migrantes y refugiados, puedan expresar sus necesidades de manera directa.
  6. Teniendo en cuenta los niveles de desprotección en los que se encuentran los migrantes y refugiados, deben implementarse políticas contra la discriminación, la exclusión, los crímenes de odio y la xenofobia.
  7. Incorporación en las agendas nacionales las demandas, reivindicaciones y defensa de los migrantes y refugiados.
  8. Las organizaciones sociales también tienen que hacer suya la causa de los migrantes y refugiados.

Propuestas para la construcción de una ciudadanía universal articuladora de las identidades plurales de los Pueblos y la soberanía de los Estados.

  1. Exigir que los Estados se comprometan más en la integración, pero no meramente económica, sino amplia que toque temas sociales y en la que se coordinen políticas dirigidas a facilitar la movilidad de las personas.
  2. El tema de la ciudadanía universal tiene en sí misma una fundamentación filosófica, debido a que la pretensión de construir una ciudadanía que traspase fronteras de todo tipo precisa de una reflexión desde una perspectiva esencialista, es decir reflexionar al ser humano como habitante del mundo basado en el derecho natural que tiene para poder ejercer su poder soberano a un nivel internacional.