Declaración de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal

Declaración de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal

Los movimientos sociales, y ciudadanos y ciudadanas del mundo, reunidos en Tiquipaya, Bolivia, los días 20 y 21 de junio de 2017, tras escuchar los testimonios de migrantes y refugiados, y debatir colectivamente desde nuestra memoria histórica y la pluralidad de nuestras identidades, aprobamos la siguiente Declaración, a fin de poner de manifiesto nuestra visión y propuestas ante los Estados y la Comunidad Internacional con relación a la denominada crisis migratoria.

Los pueblos del mundo somos conscientes de la necesidad de seguir impulsando con mayor fuerza un nuevo orden mundial, cuyas características sean:

  • El establecimiento de las relaciones de complementariedad,  equidad y solidaridad entre las personas y pueblos; el reconocimiento y universalización del acceso a los servicios básicos como derechos fundamentales, mismos que no pueden ser objeto de lucro y especulación de grupos privados.
  • La más amplia participación ciudadana en la elaboración e implementación de las políticas públicas trascendiendo a las oligarquías, dinastías, monarquías y otras formas de jerarquías políticas.
  • Una nueva arquitectura financiera internacional, donde no existan organismos multilaterales al servicio del capital transnacional y garantizar la propiedad social de los recursos naturales.
  • La convivencia  armónica con la Madre Tierra y el respeto de sus derechos; asumiendo que la naturaleza puede vivir sin los seres humanos, pero los seres humanos no podemos vivir al margen de ella, conculcando sus derechos y destruyendo el hábitat.
  • La construcción de la paz verdadera, que no solo es la inexistencia de conflictos bélicos, sino también la superación de la violencia estructural que se traduce en el acceso equitativa de la riqueza y las oportunidades de desarrollo. 

Hemos verificado como principales causas de esta crisis los conflictos bélicos e intervenciones militares, el cambio climático y las enormes asimetrías económicas entre los Estados y al interior de ellos. Estas situaciones destructivas tienen su origen en el orden mundial dominante, que en su voracidad desmedida por el lucro y la apropiación de los bienes comunes genera violencia, promueve desigualdades, y destruye a la Madre Tierra. La crisis migratoria es una de las manifestaciones de la crisis integral de la globalización neoliberal.

La movilidad humana es un derecho arraigado en la igualdad esencial del ser humano. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, no responde a una decisión voluntaria de las personas sino a situaciones de necesidad que llegan a extremos de una migración forzada. Al dolor del desarraigo se suman las situaciones de injusticia, exclusión, discriminación y explotación que sufren las personas en tránsito y en los países receptores que atentan contra su dignidad, sus derechos humanos elementales, y en no pocas ocasiones, contra su propia vida.

Los discursos hegemónicos, potenciados por las corporaciones mediáticas trasnacionales, promueven una visión negativa de los migrantes, ocultando los aportes que éstos realizan a los países receptores en términos económicos, demográficos y socioculturales. Vemos con preocupación el avance de posiciones neocoloniales, intolerantes y xenofóbicas que atentan contra la cooperación entre los Pueblos y constituyen una verdadera amenaza para la paz mundial. Paradójicamente, estas posiciones se sostienen desde los centros de poder global, principales responsables de la violencia estructural, la inequidad planetaria y el cambio climático, en perjuicio de los acreedores de la deuda social y ambiental: los pobres y los pueblos pobres. 

Es por ello, que desde las bases sociales promovemos el siguiente decálogo de propuestas para derribar los muros que nos dividen y construir una Ciudadanía Universal, que consagre el derecho de todos y todas a tener y gozar en plenitud de los mismos derechos, para el vivir bien de la humanidad.

  1. Superar la perspectiva hegemónica de política migratoria que plantea una gestión de las migraciones de manera “regular, ordenada y segura”, por una visión humanista que permita “acoger, proteger, promover e integrar” a las personas migrantes.
  1. Rechazar la criminalización de la migración que encubre falsos enfoques de seguridad y control.  De manera particular exigimos la eliminación de los “centros de detención de migrantes”.

Exigir la destrucción de muros físicos que separan a los pueblos; muros invisibles legales que persiguen y criminalizan;  muros mentales que utilizan el miedo, la discriminación y la xenofobia para separarnos entre hermanos. De igual manera, denunciamos los muros mediáticos que descalifican o estigmatizan a los migrantes, y apostamos por promover la creación de medios alternativos de comunicación.

  1. Crear una Defensoría Mundial de los Pueblos por los Derechos de las personas migrantes, refugiados, asilados, apátridas, víctimas de trata y tráfico, que promueva la libre movilidad y los derechos humanos.

Solicitamos al pueblo y al gobierno de Bolivia, gestionar la creación de una secretaria de coordinación para efectivizar el cumplimiento de las resoluciones de esta declaración de la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal.

  1. Exigir a los gobiernos la creación y/o fortalecimiento  de Ciudadanías Regionales que permitan la movilidad intrarregional y el pleno ejercicio de sus derechos, como puente hacia una ciudadanía universal.
  1. Demandar que los gastos públicos destinados a la guerra y la criminalización de los migrantes, sean utilizados para la creación de programas de integración, que garanticen el ejercicio pleno de los derechos de las personas migrantes y sus familias.
  1. Impulsar políticas locales que permitan ciudades y sociedades integradoras, donde se hagan efectivos en la vida cotidiana de los migrantes los derechos a vivienda, salud, educación, seguridad social, bajo los principios de complementariedad, solidaridad, hermandad y diversidad.
  1. Convocar a todos los gobiernos del mundo a luchar de manera conjunta contra las redes criminales que trafican con seres humanos, y declarar la trata y el tráfico de personas como delito lesa humanidad.
  1. Actualizar, fortalecer y avanzar en el sistema multilateral y sus instrumentos internacionales referidos a migrantes, refugiados y sus familias, en especial:

a) la “Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y sus familiares”, ya que ésta no ha sido ratificada por ningún país del norte receptor de migrantes;

b) la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de ACNUR e incorporar nuevas concepciones referentes a desplazados y refugiados climáticos.

c) Participar activamente en la negociación del Pacto Mundial que se celebrará el 2018 en Naciones Unidas;

d) Proclamar en la Asamblea General de las Naciones Unidas el Decenio Internacional para un Mundo sin Muros hacia la Ciudadanía Universal.

  1. Superar el enfoque de “fronteras rígidas” por una visión que las entienda como puentes de integración para la unidad entre los pueblos y la acogida de los migrantes, donde la lucha contra el crimen trasnacional organizado se encare en un marco de cooperación entre los Estados. 

Impulsar el vivir bien en los lugares de origen de las personas migrantes, para que la movilidad sea siempre voluntaria y no forzosa como efecto de la pobreza, la violencia y el cambio climático, denunciando el impacto del accionar irresponsable de las empresas trasnacionales, y aplicando sanciones a aquellas que atenten contra la permanencia de las familias en su lugar de origen.

  1. Promover la movilización popular a escala mundial, para que se reconozca en las instancias intra e internacionales el carácter inalienable de los derechos de las personas en movilidad para derribar los bloqueos, intervenciones y muros, que unilateralmente levantan los poderosos para perpetuar la desigualdad y la injusticia social en el mundo.

 

 

 

logo

SINOPSIS DE LOS FOROS VIRTUALES

Jueves, 15 de Junio de 2017

Las participaciones a nivel mundial en los foros de la “Conferencia Mundial de los Pueblos para un mundos sin muros hacia la Ciudadanía Universal” generaron la participación de 16 países de acuerdo a la siguientes ideas fuerza:

Causas estructurales y sistémicas que provocan la movilidad humana de un Estado a otro.

Conflictos armados, cambio climático, hambrunas, profundas asimetrías sociales, políticas y económicas, calentamiento global; las causas estructurales de los movimientos migratorios, hacen referencia al debilitado sistema globalizado que genera diferencia entre países del norte y del sur, entre pueblos más favorecidos en su calidad de vida con respecto a otros, así como carencia de políticas supranacionales y nacionales que den respuesta material y oportuna protección a sujetos de derecho. Falta de procesos consolidados de integraciones subregionales, regionales y mundiales, donde se hayan adoptado medidas concretas para facilitar la libre circulación de las personas.

Impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios.

El cambio climático es una consecuencia del modelo económico imperante que motiva una economía de mercado que considera a la madre tierra como mero conglomerado de recursos naturales rebajados a simples e interminables materias primas de total disponibilidad para actividades de explotación, transformación y producción irresponsables de mercancías sin respetar ni valorar la vida en todas sus manifestaciones.

El capitalismo extractivista, el consumismo insaciable y la acumulación de riquezas en pocas manos han establecido un orden mundial con enormes brechas de pobreza, desplazamientos forzados por riesgos climáticos, conflictos internos o externos en pro de la sobrevivencia a la cual se aferran hoy las grandes mayorías altamente vulnerables, ante la indolente mirada de hegemonías mundiales obsesionadas por el dominio de zonas estratégicas del planeta con el propósito de apropiarse de recursos naturales.

Contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos.

La contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos, debe entenderse tomando en consideración aspectos o elementos integrales al sujeto en su nuevo entorno (sociales, familiares, laborales, valores, paradigmas y cultura).

El aporte y contribución de los migrantes se refleja fundamentalmente en los ámbitos económicos, sociales y culturales. Tomando en cuenta que la población migrante es mayoritariamente joven el aporte se visibiliza en el país receptor en el mantenimiento de la seguridad social y con la fuerza del trabajo al sistema productivo del país de recepción. Contribuye al dinamismo demográfico de los Estados, equilibra la población inactiva con la laboralmente parada. Aporta esencialmente a través de las remesas enviadas al país de procedencia, como al sistema de producción del país de acogida. Los flujos migratorios son beneficiosos y complementarios tanto para el país de procedencia como para el de acogida.

En lo cultural, las comunidades migrantes proyectan su contribución a generar espacios de reconocimiento, individual y colectivo. La naturalización de rasgos culturales, facilita una valoración positiva en la integración. 

Estrategias conjuntas para la observancia, protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias.

  1. Diseño de medidas nacionales e internacionales dirigidas específicamente a las personas que sean migrantes o refugiados. Se debe prevenir y erradicar los actos de discriminación e implementar programas que permitan el fácil acceso a los servicios de salud, educación, trabajo y vivienda.
  2. Los pueblos deben hacer uso de acciones colectivas como la denuncia política que les permitan poner en evidencia las acciones de determinados Estados que tiendan a limitar la libertad de circulación, y las acciones de las autoridades que se constituyan en atropellos y malos tratos.
  3. Movilizaciones ciudadanas que creen conciencia sobre la situación de los migrantes, así como sobre los atropellos y políticas migratorias que sean atentatorias de derechos. Las movilizaciones deben ser nacionales e internacionales, debiendo aprovecharse los foros internacionales para abordar la problemática y utilizar los mismos como espacios de articulación.
  4. No pueden existir políticas públicas para un solo sector de la sociedad, sean estos nacionales o migrantes. La sola diferencia de políticas conlleva una discriminación. Las políticas deben ser elaboradas tomando en cuenta al conjunto de la población, incluyendo a las personas que provienen de más allá de las fronteras nacionales.
  5. Deben coordinarse foros que trasciendan lo gubernamental e incorporen lo popular; es decir, espacios en los que los más desprotegidos, como los migrantes y refugiados, puedan expresar sus necesidades de manera directa.
  6. Teniendo en cuenta los niveles de desprotección en los que se encuentran los migrantes y refugiados, deben implementarse políticas contra la discriminación, la exclusión, los crímenes de odio y la xenofobia.
  7. Incorporación en las agendas nacionales las demandas, reivindicaciones y defensa de los migrantes y refugiados.
  8. Las organizaciones sociales también tienen que hacer suya la causa de los migrantes y refugiados.

Propuestas para la construcción de una ciudadanía universal articuladora de las identidades plurales de los Pueblos y la soberanía de los Estados.

  1. Exigir que los Estados se comprometan más en la integración, pero no meramente económica, sino amplia que toque temas sociales y en la que se coordinen políticas dirigidas a facilitar la movilidad de las personas.
  2. El tema de la ciudadanía universal tiene en sí misma una fundamentación filosófica, debido a que la pretensión de construir una ciudadanía que traspase fronteras de todo tipo precisa de una reflexión desde una perspectiva esencialista, es decir reflexionar al ser humano como habitante del mundo basado en el derecho natural que tiene para poder ejercer su poder soberano a un nivel internacional.

CONFERENCIA MUNDIAL DE LOS PUEBLOS POR UN MUNDO SIN MUROS HACIA LA CIUDADANÍA UNIVERSAL

RESUMEN EJECUTIVO

Fecha: 20 y 21 de junio de 2017

Lugar: Tiquipaya – Cochabamba, Bolivia

Sede: Universidad del Valle

ANTECEDENTES

Los últimos años se han producido niveles sin precedentes de desplazamientos forzados y de refugiados a escala global. El informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de 2015, estimaba que la cifra de desplazados y refugiados ese año alcanzaba a 65 millones de personas, debido a los conflictos armados, violencia generalizada, violaciones a los derechos humanos, crisis económica o efectos del cambio climático.Una cifra nunca antes registrada.De éstos, el 51% son niños, que han sido desplazados de sus países,separados de sus padres o parientes.

Existen organizaciones criminales que se aprovechan de esta realidad lucrando con el traslado de personas que buscan refugio. Según datos de la Agencia de Control de Fronteras Exteriores de la Unión Europea (FRONTEX) este crimen internacional recaudó aproximadamente 4 mil millones de euros en 2015. 

Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en el año 2015 murieron 3.771 personas en su intento de cruzar el Mediterráneo para escapar de la guerra, poniendo de manifiesto una de las mayores crisis migratorias después de la segunda guerra mundial. Aquellos que logran cruzar el mar son nuevamente víctimas, pues se encuentran con muros legales y físicos que desconocen sus derechos humanos.

A esto se suma una nueva condición de migrantes, “los migrantes climáticos” que se ven obligados a abandonar sus países por los efectos del cambio climático, degradación ambiental, sequías e inundaciones que afectan fundamentalmente a países pobres, en la medida en que destruyen su entorno y sus medios de supervivencia.

En este contexto, las políticas migratorias de algunos países desarrollados se han endurecido, estableciendo cada vez más restricciones bajo la consigna de seguridad nacional.Por su parte algunos gobiernos, implementan una política de criminalización de los migrantes, que se materializa en medidas contra el libre tránsito de las personas. Estas políticas migratorias alientan la xenofobia, la discriminación y la separación de los pueblos.

Es necesario reconocer que la comunidad internacional ha desarrollado avances y compromisos por los derechos de los migrantes y sus familias.De igual modo, las conclusiones de encuentros mundiales de Movimientos Populares han contribuido al análisis y elaboración de propuestas.

Preocupados por este contexto, el Gobierno y los Movimientos Sociales del Estado Plurinacional de Bolivia, convocaron a la Conferencia Mundial de los Pueblos: “Por un mundo sin muros, hacia la ciudadanía universal” a organizaciones, movimientos sociales, defensores de los derechos de los migrantes, académicos, juristas y gobiernos que quieran trabajar junto a sus pueblos.

Esta Conferencia Mundial tiene el propósito de constituirse en un espacio inclusivo de reflexión, que busque desmontar muros físicos, muros legales invisibles y muros mentales, como la discriminación y el racismo, recuperando paradigmas y visiones propias de los pueblos, promoviendo alternativas y propuestas que contribuyan a superar fronteras, a construir puentes de integración y a trabajar un plan de acción de los pueblos, para alcanzar la “ciudadanía universal”.

METODOLOGÍA DE TRABAJO

La Conferencia Mundial de los Pueblos desarrollará su trabajo en cinco mesas de trabajo simultáneo que analice y genere propuestas de acción en base a los siguientes ejes temáticos:

1.         Causas estructurales y sistémicas que provocan la movilidad humana de un Estado a otro.

2.         Impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios.

3.         Contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos.

4.         Estrategias conjuntas para la observancia, protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias.

5.         Propuestas para la construcción de una ciudadanía universal articuladora de las identidades plurales de los Pueblos y la soberanía de los Estados.

Con el objetivo de lograr una mayor participación se habilita un foro de debate virtual con los ejes temáticos, cuya sistematización constituirá insumo para la discusión presencial durante los días de la Conferencia. Para tal efecto, se proponen las siguientes preguntas referenciales que den inicio al debate:

¿Cuáles son las causas estructurales de la crisis migratoria por la que hoy atraviesa el mundo?

¿Qué impacto tienen las guerras y las políticas intervencionistas en los flujos migratorios?

¿Los países receptores se benefician con los flujos migratorios que son acogidos en sus territorios? ¿Qué efectos tiene la migración internacional en los países de origen?

¿Desde la acción colectiva de los pueblos, que estrategias se podrían adoptar para la protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias?

¿Cómo se articulan las identidades locales y la soberanía de los Estados, con el paradigma de ciudadanía universal?

¿Qué acciones debemos adoptar para desmontar muros físicos, legales y mentales, para alcanzar la ciudadanía universal?

Suscribirse a